Características clínicas

El rotavirus es la causa más común de diarrea grave en niños y causa multitud de hospitalizaciones anuales y la muerte de 527.000 niños a nivel mundial. El período de incubación de la enfermedad por rotavirus es de aproximadamente 2 días. La enfermedad está caracterizada por vómito y diarrea líquida de 3 a 8 días, y se presentan con frecuencia fiebre y dolor abdominal. Tanto los niños vacunados como los que no han recibido la vacuna pueden enfermar por rotavirus más de una vez, ya que existen diferentes tipos de rotavirus, y porque ni la vacuna ni la infección adquirida, de forma natural proporcionan una inmunidad (protección) total a futuras infecciones. Sin embargo, una segunda infección tiende a ser menos grave que la primera infección por el rotavirus.

 

El virus

El rotavirus tiene una apariencia característica similar a una rueda, cuando se observa en microscopio electrónico (el nombre rotavirus se deriva de la palabra en latín “rota”, que significa rueda). Los rotavirus son virus no envueltos, de doble caparazón. El genoma está compuesto de 11 segmentos de ARN bicatenario, que codifican seis proteínas estructurales y cinco no estructurales. El virus es estable en el medio ambiente.

 

Características epidemiológicas

La forma primaria de transmisión es por vía fecal-oral. Dado que el virus es estable en el medio ambiente, la transmisión puede ocurrir a través de la ingestión de agua o comida contaminada, y mediante contacto con superficies u objetos contaminados. En los países de clima templado, la enfermedad tiene un patrón estacional de invierno, con epidemias anuales generalmente entre diciembre y junio. Las tasas más altas de enfermedad ocurren en bebés y niños pequeños, y la mayoría de niños se infectan antes de cumplir los cinco años de edad. Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad tiende a ser leve.

 

Diagnóstico

El diagnóstico puede hacerse mediante la detección rápida del antígeno del rotavirus en una muestra de heces. Las cepas pueden ser caracterizadas aún más mediante pruebas inmunológicas enzimáticas o reacciones en cadena de la polimerasas en transcriptasa reversa, pero estas pruebas no se realizan con frecuencia.

 

Tratamiento

En las personas con sistemas inmunitarios saludables, la gastroenteritis por rotavirus es una enfermedad de resolución espontánea, que dura solo unos cuantos días. El tratamiento no es específico, y consiste en terapia de rehidratación oral para prevenir la deshidratación. Aproximadamente 1 de cada 70 niños con gastroenteritis por rotavirus va a requerir ser hospitalizado para que le administren líquidos intravenosos.

 

Prevención

La vacuna contra el rotavirus es muy efectiva en la prevención de la gastroenteritis por rotavirus. Se administran por vía oral, y como ya se ha comentado su efectividad no está garantizada.

Aunque una medida excelente es llegar al invierno con un sistema inmunitario bien reforzado, desde las Terapias Naturales te recomendaríamos:

  • Equinacea
  • Extracto de semillas de pomelo
  • Zinc
  • Vitamina C
  • Ergyphilus Plus

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *